El fútbol y los materiales deportivos están en constante evolución, con nuevas tecnologías, nuevos métodos de fabricaciones de los productos, nuevos materiales, pero los botines de cuero nunca dejarán de ser botines de cuero.

Uno de los modelos que más éxito tuvo resurge, hablamos de los Umbro Speciali 98.

Veamos que hizo este modelo ser tan especial en los años 90…

En realidad este modelo fue uno de los modelos más modernos en su época, competiendo directamente con los Mizuno Morelia, dotado de una plantilla estrecha, un peso muy liviano, muy poco habitual y el tan característico Memory Flex.

En estos tiempo el fútbol no era una máquina económica que es hoy en día, y un buen botón era y debería ser suficiente para conquistar el mercado. El Marketing, las publicidades y toda la potencialización del producto no existía y en este caso Umbro tenia efectivamente un gran botín para fútbol. Gracias a su excelente producto, jugadores como Rivaldo, Michael Owen, Alan Shearer y Roberto Carlos confiaron en la marca.

Otro de los puntos que hizo de este un modelo realmente deseado fue la exclusividad, algo que es habitual en los días de hoy, el stock reducido con precio elevado, y “voilà” tenemos un producto premium. No sabemos se fue a propósito o no, pero es cierto que en los 90 era fácil encontrar Copa Mundial, Lotto o unos Diadora, pero los Umbro Speciali eran muy, pero, muy complicado de encontrarse.

Otro de los puntos que lo hizo destacarse fue el diseño con personalidad, una lengua que se podía girar y quedaba en su lugar y muchos otros pormenores que confería tecnicidad.

Puede ser que tan solo quien ha jugado durante los años 90 valorice el regreso de este modelo pero aconsejamos a aquellos que son más atrevidos y curiosos a experimentar estos botines. Mucho más que utilizar botines normales, es una experiencia, es poder usar uno de los mejores botines de todos los tiempos.