Atención a todos los carnívoros y aficionados de las carnes procesadas…
Una buena hamburguesa, un buen jamón o el viejo y conocido pancho para arrebatar el hambre, ahora están en la mira de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

carne3

Recientemente un informe de la OMS ha considerado las carnes procesadas como cancerígenas.
Según la Organización Mundial de la Salud toda carne que fue modificada para aumentar su durabilidad o tuvo el gusto manipulado, es una carne procesada. Las carnes ahumadas, curadas o que reciben aditivos químicos conservantes – estos responsables por aumentar el riesgo de diversos tipos de cáncer según la OMS – y a partir de ahora están en la misma categoría de las bebidas alcohólicas y el plutonio.

Atenção carnívoros de plantão que não dispensam um belo X-bacon no capricho, um salgado com presunto ou o bom e velho cachorro-quente para matar a fome rapidamente: carnes processadas foram consideradas cancerígenas pela Organização Mundial da Saúde (OMS).

ALIMENTACIÓN: LA LLAVE PARA UNA VIDA LARGA
HORA DE CUIDAR DE LA ALIMENTACIÓN

De acuerdo con el informe, 50 gramos de carnes procesadas por día (dos tiritas de panceta, por ejemplo) ya aumentan en 18% el riesgo a desarrollar cáncer de intestino. El mismo informe, pero de forma menos alarmante, también está reforzando el alerta en relación al consumo de carne roja que, a pesar de los beneficios (hierro, zinc y vitamina B12, por ejemplo), fue considerada “probablemente cancerígena” – la organización encontró indicios que pueden relacionar el consumo de carne con algunos cánceres, pero nada contundente.

Entonces, si eres un “bacon lover” y no dispensa estas y otras delicias procesadas, es hora de empezar a disminuir el consumo. En el informe del día 26 de octubre, el porta voz de la OMS, Kurt Straif, afirmó que el riesgo de un individuo desarrollar cáncer de intestino, por ejemplo, solo pro el consumo de carne procesada, es pequeño. Pero los riesgos aumentan conforme aumenta la cantidad de carne consumida. Por fin, todo es una cuestión de moderación.

¿Y vos, que opinas?