Existe un consenso entre muchos nutricionistas deportivos y estudiosos de que el atleta necesita reponer la sal perdida por medio del sudor para que su desempeño no sea perjudicado durante la actividad física. Un nuevo estudio publicado en el Periódico Internacional de Nutrición Deportiva y Metabolismo, acaba de contestar esta teoría.

Durante la transpiración, la persona pierde sales minerales, llamados de eletrolitos, siendo el principal de ellos el sodio. Esta sal tiene un papel fundamental en la performance, pues la deficiencia de este puede llevar a flaqueo, náusea, fatiga muscular y calambres generalizados. La reposición debe ser hecha tanto durante como después del ejercicio.

Según los autores, la baja ingestión de sodio no afecta el desempeño de los atletas. “Los únicos efectos visibles de la dieta libre de sal agregado son el sudor menor salado y la falta de ardor en los ojos cuando el escurre en el rostro”, dijo uno de los responsables por el estudio. En los análisis, no fueron registradas quejas de calambres o señales de hiponatremía, que es cuando ocurre una gran reducción en la concentración de sodio en la sangre.
Los estudiosos se preguntaron, entonces, si los niveles de sodio en el sudor no estarían, por lo tanto, ligados al exceso de sal consumido en la alimentación. O sea, cuanto más sal la persona consumir, más ella va eliminar en la transpiración. Siguiendo este raciocinio, la perdida de sodio sería, en la opinión de ellos, más uno de los beneficios de practicar actividades físicas, que reduce el riesgo a la hipertensión y otros problemas de salud relacionados a la elevada ingestión de sal.

Al revisar estudios anteriores, ellos han constatado que no había pruebas contundentes que asocien la ingesta de sodio con una mejora de desempeño de atletas. No fue encontrado también ninguna relación entre el consumo de sal y la hiponatremía. “La principal causa del problema es la ingesta excesiva de agua, además de algunos otros factores que pueden contribuir”, afirman los autores.

Ellos alertan, además, para el peligro de reducir de manera drástica el consumo de sal en un corto período de tiempo, ya que esto puede traer consecuencias negativas para la salud.