Se llama azúcar, en el uso más extenso de la palabra, a la sacarosa, que es un disacárido formado por alfa-glucopiranosa y beta-fructofuranosa, también llamada azúcar común o azúcar de mesa. La sacarosa se obtiene principalmente de la caña de azúcar o de la remolacha. En ámbitos industriales se usa la palabra azúcar o azúcares para designar los diferentes monosacáridos y disacáridos, que generalmente tienen sabor dulce, aunque por extensión se refiere a todos los hidratos de carbono.

El azúcar es una importante fuente de calorías en la dieta alimenticia moderna, pero es frecuentemente asociada a calorías vacías, debido a la completa ausencia de vitaminas y minerales.

Si bien durante años se la consideró al azúcar un alimento de múltiples beneficios, hoy en día no es así, ya que a través del tiempo y los avances médicos se determinó que el azúcar en GRANDES CANTIDADES es causal de varias enfermedades o desequilibrios orgánicos. En alimentos industrializados el porcentaje de azúcar puede llegar al 80 % mientras que La Organización Mundial de la Salud recomienda que el azúcar no supere el 10% de las calorías diarias consumidas.

El azúcar es un carbohidrato que está compuesto por glucosa + fructosa, aquí el nudo de la cuestión ¿Por qué?

1) La glucosa es la parte benigna del azúcar, ya que es vital para las células, y de no agregarlos en los alimentos, nuestro cuerpo puede producirlas. Cuando ingerimos azúcar, el hígado metaboliza la glucosa correctamente, y solo el 20% se deposita en él. El resto se quema repetidamente después de consumirla, siendo el combustible para la actividad diaria, y fundamental para los ejercicios deportivos intensos, en su forma de glucógeno almacenado.

2) La fructosa es la parte negativa, porque no se produce en el cuerpo, y no es necesaria para formar depósitos de glucógeno. En pequeñas ingestas no afecta, ya que ingeridos se metaboliza junto a la glucosa para transformarse en energía. Superado el consumo mínimo el resto se deposita en el hígado y se convierte en grasa, que se deposita en los muslos y abdomen preferentemente, y causa enfermedades metabólicas como el colesterol, presión arterial y triglicéridos.

IMPORTANTE: La fructosa que se encuentra en la fruta es la única natural y en concentración mínima. La mala es la que encontramos en alimentos de pastelería, ya que la fructosa es de muy bajo costo, por ello todos la contienen y causan sobrepeso y sus consecuencias.

EFECTOS NEGATIVOS CAUSADOS POR EL EXCESO DE CONSUMO DE AZÚCAR:

Adicción, debido a la liberación de dopamina que produce generación de placer en el cerebro;
Promueve la obesidad, ya que al ser adictiva se necesita cada vez más cantidad de ingesta;
El depósito de la fructosa en el hígado genera hígado graso y es el causante del síndrome metabólico;
Puede causar resistencia a la insulina y empieza un camino a la diabetes.

A TENER EN CUENTA:

No se puede suprimir totalmente el consumo de azúcar. El ser humano necesita psicológicamente y orgánicamente el consumo de dulces, la restricción provoca:

  • Ansiedad
  • Cambio de humor
  • Estado depresivo

Por lo tanto, el exceso es lo que nos afecta. La clave está en:

  • Equilibrio entre ingesta y gasto
  • Elegir alimentos naturales
  • Controlar el porcentaje de fructosa

Dr. Guillermo Basso | Médico Clínico-Generalista | M.N. 54729