El futbolista, como cualquier otro deportista, necesita un cuerpo bien nutrido y bien entrenado a través de una correcta y equilibrada alimentación, lo cual permitirá que mantenga un buen estado de salud y pueda aprovechar al máximo sus capacidades físicas.

Ante la proximidad de un partido y por ende de un intenso entrenamiento, se debe vigilar con más rigurosidad la dieta, pues esta te dará la energía necesaria para jugar al fútbol; además es la dieta quien también la que te ayudará a minimizar los acostumbrados malestares y calambres en las piernas después de un intenso partido de fútbol.

Veamos cómo puedes seguir una sencilla dieta antes y después de tus partidos para sentirte muy bien durante tus entrenamientos y partidos y después de éstos.

 

3 Opciones de snacks pre-entrenamiento

 

1. Licuado de proteína de suero de leche y bolsa de pochoclo de maíz con sal

Para que no tengas sensación de estar demasiado pesado durante la sesión se sugiere ingerir proteína de suero ya que esta se digiere rápidamente y los aminoácidos ponen en marcha tu recuperación antes de aparezca la primera gota de sudor.

Por otra parte, los pochoclos proporcionan hidratos de carbono de lenta liberación, los cuales te brindan energía; mientras que los electrolitos mejoran la absorción del agua y te mantienen hidratado.

2. Yogur con fruta

El yogur contiene proteína de caseína, que se coagula en el estómago, lo cual frena el proceso digestivo. El consumo del yogur antes del entrenamiento le dará a tu torrente sanguíneo un nivel constante de aminoácidos para ayudar a aliviar el dolor muscular el día después de una intensa sesión de pre-temporada.

Puedes combinar el yogur con cualquier fruta, y si lo deseas agregarle azúcares simples, los cuales te ayudarán a alimentar tu cuerpo durante un fuerte entrenamiento. Recuerda que la fruta te proporcionará vitaminas y minerales que mejorarán la función inmune y la producción de energía.

3. Atún en aceite de oliva con tostadas

El atún es una fantástica fuente de proteína de construcción muscular y rico en ácidos grasos tipo omega-3. Armado con un gran poder anti-inflamatorio, este pescado te asegurará de que no sea necesario llamar a emergencias para revivir tus piernas después de una ardua actividad física.

Además, tu corazón agradecerá que tomes aceite de oliva para ayudar a evitar el gasto excesivo de energía. Por otra parte, Las tostadas contienen vitaminas del grupo B y son ligeros y fáciles de digerir.

 

3 Opciones de snacks post-entrenamiento

 

1. Filetes de cerdo con boniato

Consumir un poco de cerdo después del entrenamiento será bueno para tu cuerpo por el zinc que hará que aumente los niveles de testosterona. Además, también te proporcionaran una buena cantidad de proteínas, ayudando a que tus piernas cansadas retomen sus fuerzas.

Por otro lado, la vitamina B12 se disparará hasta sus niveles adecuados por lo que estarás listo para el entrenamiento del día siguiente. Este plato también es rico en hierro, vital para el transporte de oxígeno por todo el cuerpo. La batata además es rica en fibra, te mantendrá saciado y el cansancio se mantendrá a raya.

2. Medio pollo, arroz picante y guisantes

Por supuesto, no se puede decir que eres un futbolista hasta que haya probado este plato tan apetecible. Ordenar un plato de esta categoría es una gran comida para tu recuperación. Esta proteína te ayudará en tu reparación muscular y a su crecimiento, mientras que las grasas esenciales calmarán los dolores y molestias. El arroz y guisantes proporcionan hidratos de carbono complejos y fibra para reponer las reservas de glucógeno disminuidas. Además, la sal aumentará tu tasa de metabolismo.

3. Hamburguesa de pechuga de pollo en salsa teriyaki con rebanadas de ananá

El pollo sigue siendo una de las mejores fuentes de proteína magra a disposición de los atletas, y el revestimiento en salsa teriyaki le da una buena porción de sodio para prevenir calambres, además de que sabe muy bien.

Una rebanada de ananá grande contiene 75% de tus requerimientos diarios de manganeso, aumentando la salud de tus huesos. También es rica en una enzima llamada bromelina, que descompone las proteínas en el intestino para mejorar la digestión. Del mismo modo, el pan te dará todos los carbohidratos complejos que necesitas para reemplazar las reservas de glucógeno perdidas y eliminar esa sensación de piernas pesadas.