Uno de los alimentos más ricos y completos, visto por muchos como un villano y por otros como héroe. El huevo es rico en vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas, además de ser una poderosa fuente de vitaminas A y E. Con alto poder antioxidante.

Hay que poner huevo, esta es la gran verdad para todos los atletas.

El huevo contiene albúmina, una proteína que tiene alto valor biológico y que ayuda en la recuperación del tejido muscular. Por proporcionar aminoácidos para el cuerpo, impide rebote de hipoglucemia (rápida caída de azúcar en la sangre) y evita el catabolismo muscular que genera la pérdida de tejido. Por contener zinc, ayuda a mejorar el sistema inmunológico, previniendo enfermedades que pueden obstaculizar el ritmo de entrenamiento y competición.

Otro minerales importantes que se encuentran en el huevo, son el hierro y ácido fólico, que contribuyen a la oxigenación muscular y previene la anemia. Posee omega-3, que ayuda a disminuir el dolor y la inflamación causada por entrenamientos excesivos.

Es capaz de aumentar la saciedad y evitar antojos – especialmente si está incluido en el desayuno. Esto es porque es excelente fuente de proteínas y nutrientes, disminuyendo así el apetito durante más tiempo.

¿Cómo consumir?

Es importante comer todas sus partes, ya que si bien en la clara están las proteínas, en la yema se concentra la mayoría de las vitaminas, minerales, ácidos grasos y omega-3. Cocido, frito, en una tortilla o revuelto son solamente algunas formas de consumirlo. Poné huevo en tu dieta también.