Verano a pleno, mucho sol, mucho calor y también es la época del año en que muchos pretenden bajar los kilos demás que han ganado en las vacaciones. Tarea esta no tan sencilla, y menos aún para lograrla en poco tiempo. Sin embargo cambiando algunos hábitos podés comenzar el camino para llegar el peso deseado. Si es lo que estás buscando, pone en práctica estos consejos hasta convertirlos en su rutina de dieta diaria.

1. Haga como mínimo tres comidas al día (desayuno, almuerzo y cena), intercaladas con pequeñas colaciones.

2. Mastica bien los alimentos. Tomá tu tiempo, y procura que tus comidas sean en un lugar agradable y tranquilo.

3. Prioriza los alimentos integrales por sobre los refinados, ya que son ricos en fibra y contienen más nutrientes.

4. Las frutas y verduras aportan muchas vitaminas, minerales y fibra, y deben estar presentes en las comidas diarias. Contribuyen en el cuidado de la salud y reduce el riesgo de enfermedades.

5. Las nueces, almendras y otras frutas secas son alimentos ricos en grasas saludables y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

6. La leche y los productos lácteos son las principales fuentes de calcio en la dieta.

7. El consumo frecuente de alimentos con muchas grasas y azúcares aumenta el riesgo de enfermedades como la obesidad y la diabetes.

8. Atención al consumo exagerado de sal. El exceso, puede provocar presión arterial alta, es mejor evitarlo.

9. Toma al menos 2 litros de agua por día preferiblemente entre las comidas. Esta cantidad puede variar en función de la actividad física y la temperatura ambiente.

10. Agrega alimentos ricos en proteínas. Las carnes magras (como la pechuga de pollo) son unas de las mejores fuentes de proteína de origen animal.