Cuando eres entrenador o quieres enseñar a un chico a jugar el fútbol debes tener en cuenta la edad de los jugadores o niños que van entrenar. A lo largo del crecimiento de un niño, existen fases las cuales el cuerpo y mente son capaces de desarrollarse de maneras distintas algunas cualidades motrices.

El hecho de conocer y identificar cada fase es algo importante para evitar una sobrecarga de entrenamiento o realizar el mal desarrollo por aplicar entrenamientos más complicados o demasiado sencillo.

Las fases que citamos arriba se pueden dividir en cuatro, en función de la gama de edad del jugador.
Son ellas, entre 4 y 6 años, entre 7 y 9 años; entre 10 y 13 años y entre 14 y 17 años.

Vamos dar foco en la primera fase del entrenamiento, entre los 4 y 6 años.

A partir de los cuatro años, un niño puede realizar con eficacia muchos movimientos motrices naturales al cuerpo humano. Caminar, correr, tirar, saltar, sostener y levantar objetos son acciones que deben realizar con soltura. De esa forma hay que buscar ejercicios que se ajusten a esas acciones motrices para mejorar la coordinación y conseguir la realización de movimientos que sean más naturales, para que en el futuro todas as acciones técnicas del deporte sean asimiladas con mayor facilidad.

El empleo de juegos que permitan desarrollar estas capacidades debe ser predominante durante el entrenamiento, a fin de conseguir el explote espontaneo de sus capacidades. El entrenador tiene la misión de comentar la iniciativa de los chicos con juego y ejercicios que estimulen la respuesta y la iniciativa para realizar el planteado.

Otra de las cuestiones que un entrenador debe trabajar a estas edades es, que los niños sepan de su potencial para ejecutar movimientos con cada lado. Darse cuenta que lado es el dominante y hasta donde pueden llegar es muy importante a estas edades porque todavía tienen dificultades para diferenciar izquierda y derecha.

Se podemos estipular una orden de grandeza en el entrenamiento para esas edades serían:

->Entrenamientos con juego
->Fomentar iniciativa del niño
->Percepción lado dominante en el niño

Como siempre hay excepciones a las reglas, hay chicos con esas edades que están preparados para desafíos más grandes y mucho más complejos. Pero es función del entrenador separar esas diferencias y desarrollar de forma individual a cada jugador y integrar al grupo para que todos puedan desarrollarse hasta el máximo de tu potencial.