Nutrición

Las diferencias entre COMER y ALIMENTARSE

Por supuesto, lo que hoy en esta nota priorizaremos, es la alimentación de los niños deportistas. Es fundamental la ingesta de alimentos ricos en nutrientes (Vitaminas-Hierro-Minerales) que el cuerpo va a absorber para desempeñar adecuadamente sus funciones, ya que aquellos alimentos que no nos nutren, el organismo intenta desecharlos –no siempre con éxito-, formando así tejido graso inadecuado o altos niveles de colesterol, perjudiciales para nuestra salud y fundamentalmente para el sistema cardiovascular.

Una buena alimentación, contribuye al mejor crecimiento del cuerpo, mejor rendimiento escolar y sin duda, mejor rendimiento físico. No solo prioriza los días de entrenamiento, sino todos los días, ya que la acumulación de energía es importante, pues el alimento es nuestro combustible y tiene que ser de la mejor calidad.

Algunas definiciones

  • Comer: Acto por el cual ingerimos cualquier tipo de comida.
  • Alimentarse: Es la ingesta de un conjunto de alimentos ricos en proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua, que harán posible la nutrición adecuada para mantenerse saludable y con energías para realizar las actividades diarias, en especial deportivas.

“Si te preguntan hoy si has comido, o si tu hijo lo ha hecho, la respuesta es sin duda SI; pero si te preguntan si te has alimentado, seguramente tendrás que ponerte a pensar…”

Para mejorar los hábitos alimenticios les daré algunas simples recomendaciones a tener en cuenta…

La importancia del desayuno: Debe proporcionar el 25% de nuestras necesidades nutricionales diarias, porque de él depende un buen rendimiento diario. Si no hay tiempo, al menos tomar una taza de leche o yogurt, una fruta o barra de cereal.

Para el almuerzo y la cena: Es necesario que nuestro plato esté balanceado, los carbohidratos en mayor proporción, seguidos por las proteínas y por último las grasas. Algunos
ejemplos saludables y nutritivos de cada tipo de alimento son:

  • Carbohidratos: Son la mejor fuente de energía para el crecimiento, el mantenimiento y la actividad física y mental. (Verduras, frutas, arroz integral, pastas y avena).
  • Proteínas: Son la materia prima de las células y tejidos, y producen hormonas y otras sustancias químicas activas. (Pollo, pescado, carnes rojas y huevo).
  • Grasas: Proporcionan energía y forman bajo la piel una capa de tejido que conserva el calor del cuerpo. (Harinas y lácteos).

Esta correcta alimentación garantiza que el niño realice sus actividades diarias con éxito y en especial en lo deportivo. El rendimiento será notable en comparación a otras comidas que no generan aportes.

Como recomendación para un deportista, antes de un partido, la ingesta se debe hacer al menos 2 horas antes, evitando las carnes por su lenta digestión, priorizando los carbohidratos. El día del partido, se debe permanecer hidratado, es lo más importante para su rendimiento. Casi el 60% del cuerpo está compuesto de agua. Durante una actividad física, se puede perder rápidamente ese líquido cuando suda. No hay que esperar a sentir sed para beber, ya que la sed puede ser una señal de que ya está deshidratándose.

“…Si logramos la educación y la concientización en nuestros hijos sobre la importancia de la correcta alimentación, en especial para el éxito de su desempeño deportivo, habremos logrado reducir lesiones producida por la falta de energía muscular, evitando por ejemplo, la fatiga muscular por falta de nutrientes necesarios para el rendimiento dentro de la cancha…”.

Dr. Guillermo Basso | Médico Clínico-Generalista | M.N. 54729

Artículos Relacionados

error:
Close