Fisiología

PELVIS y sus lesiones más comunes

La pelvis forma parte de la movilidad de la cadera, es por eso que debemos hablar de la articulación coxofemoral. La misma está integrada por el hueso coxal, la extremidad superior del fémur y las grandes masas musculares que la cruzan, destinadas a asegurar su estabilidad y mobilidad. La funciones de la coxofemoral son:

  • FLEXIÓN
  • EXTENSIÓN
  • ABDUCCIÓN
  • ADUCCIÓN
  • ROTACIÓN EXTERNA E INTERNA
  • CIRCUNDUCCIÓN

La pelvis, específicamente, es un fuerte anillo óseo que sostiene a la columna vertebral y traslada el peso del resto del cuerpo a las extremidades inferiores. Protege las vísceras abdominales y pelvianas, mientras que también es punto de inserción de poderosos músculos encargados de mover el tronco y los miembros inferiores. Por ello es común la lesión en personas que practican deportes como fútbol, ciclismo o atletismo.[/vc_column_text]

Lesiones Frecuentes de Cadera y Pelvis

  • Distensión inguinal: o tirón de ingle, es un desgarro parcial o una rotura total de uno o más de los músculos que ayudan a juntar las piernas entre sí. Son lesiones frecuentes en el hockey y el esquí, así como en deportes como el fútbol americano y las modalidades de atletismo que requieren correr o saltar.
  • Sobrecarga muscular: producida por la repetición prolongada de un movimiento en un determinado músculo. Son muchas lesiones las que aparecen a causa de una sobrecarga muscular.
  • Artrosis de cadera o artrosis coxofemoral: es aquella que afecta al cartílago de la cadera. La articulación de la cadera está formada por la cabeza del fémur y el cotilo.
  • Choque Femoroacetabular: o atrapamiento femoro-acetabular (femoral inpingement) es una lesión que se produce cuando, ante un movimiento de flexión o rotación interna, impacta la cabeza del fémur con la cúpula del acetábulo.

Lesiones comunes en futbolistas…

Pubalgia u Osteopatía de Pubis es la más común entre los futbolistas. Es una lesión de la región inguino-púbica que suele presentarse al realizar actividades deportivas de forma diaria. Por lo general el dolor es un síntoma de una osteopatía dinámica de pubis, y se irradia hacia las zonas cercanas a las ingles o el bajo abdomen. Esta consiste en la inflamación de los músculos que se insertan en el pubis. Se produce generalmente por el desequilibrio entre aductores y abdominales a la hora de realizar una patada. Por norma general sufren una gran carga de trabajo de forma habitual en esta zona y no disponen del tiempo necesario para una correcta recuperación debido a la gran cantidad de partidos que juegan semanalmente. Es una lesión que cursa con dolor en la parte inferior abdominal y el borde superior del pubis y de la musculatura abductora que va a ser la cara interna del músculo hacia el borde inferior.Existen tres tipos de pubalgia según dónde se localice la lesión:

  • Pubalgia Alta: Se produce cuando se inflaman los músculos rectos anteriores del abdomen y causa el dolor por un problema en la musculatura abdominal.
  • Pubalgia Baja: El daño se localiza a nivel de los músculos aductores de los que existen tres tipos: mayor, medio y menor. Esta lesión suele afectar al aductor mediano.
  • Pubalgia Mixta: Se produce cuando se conectan ambos grupos musculares.

¿Por qué se produce?

Por lo general puede darse por:

  • FACTORES INTRÍNSECOS: la persona posee una fibra muscular hipotónica, lo que el sobrepeso lesiona la estructura.
  • FACTORES EXTRÍNSECOS: Desequilibrio entre músculos aductores y abductores en movimientos bruscos, o un mal calzado y/o sobrecargo muscular.

Tratamiento

La consulta con el especialista es la primera medida. Se indica reposo, tratamiento fisioterapéutico y aplicación de frío en la zona de forma inmediata.
Es recomendable la realización de algunos consejos para prevenir la pubalgia, como:

  • Ejecución isométrica de abductores, aductores, recto anterior del abdomen.
  • Elongación por posturas de isquiotibiales, abdominales, aductores y psoas.
  • Masoterapía de relajación luego de la práctica deportiva.

En el momento en que se logre una mejoría de la lesión, se recomienda comenzar un programa de ejercicios de rehabilitación de la zona. De esta manera y de un modo gradual, se podrá reiniciar la práctica de la actividad deportiva, eso sí, evitando siempre y dentro de lo posible los cambios bruscos de dirección.
En casos muy extremos y cuando la lesión se hace crónica en deportistas de edad avanzada, y la fisioterapia fracasa, se plantea la cirugía, con el fin de regularizar las fuerzas del recto anterior del abdomen y de los aductores para aliviar el exceso de presión de estos músculos sobre el pubis.

  • Usar zapatos que le entren bien y estén en buenas condiciones.
  • Mantener un peso saludable. El exceso de peso aumenta la presión en las rodillas.

De poder realizar estos consejos lograremos tener una buena salud articular y prevenir lesiones.

Lic. Roxana Campana – M.N. 1248 | Directora Área de Rehabilitación Centro THIAMAI | www.thiamai.com

Artículos Relacionados

error:
Close