Nombre: Darío Scotto
Edad: 45 años
Nacionalidad: Argentino
Profesión: Ex Jugador de Fútbol y Papá de Iker Scotto, jugador de la categoría 2002 de Fátima.

F: ¿Cómo has iniciado en el fútbol?
DS: Jugué al baby en muchos lados, como el Club San Martín, Unión Argentina, Soc. Fomento Lomas del Mirador, donde hice todo el baby ahí, ya que vivía a la vuelta.

Infantiles de Fútbol once lo hice en Deportivo Español, con todo el grupo de San Martin que habíamos empezado Baby.
Como Amateur en novena estaba en Platense. Debute en tercera a los 15 años, en el partido de Deportivo español vs. Platense, donde fui suplente. Al otro partido ya fui titular.

F: En el debut ¿Nervios, estrés, muchas responsabilidades?
DS: Fueron pocos los nervios, porque me tranquilizaba jugar, pero tampoco lo disfrutaba, porque el profesionalismo ya conlleva otras responsabilidades, es otro compromiso… es saber que el que es hincha del club para el que jugas está toda la semana pendiente de lo que le paso el fin de semana o lo que le va a pasar el fin de semana próximo; entonces vos estas dándole estado de ánimo a la gente, y no se puede jugar con eso.

Tampoco es vivir estresado, pero sin con responsabilidad, al fútbol hay que tomárselo así cuando lo haces de forma profesional. Yo viví mi vida para el fútbol, con compromiso. Levantarse para entrenar, ir a estudiar, volver a entrenar y si quedaba algún tiempo para hacer algo más del estudio. Y así todos los días.
Hay que tener una conducta, se hacen sacrificios.

F: ¿Es importante tener el apoyo de la familia?
DS: Es lo más importante, sin la familia ni sería posible, hoy lo veo con mis hijos, Iker en el fútbol y mi hija con el hockey y los llevo a todos lados y estoy para ellos. Además demanda mucho tiempo de los padres, pero es fundamental el apoyo y la contención para los ellos, quienes se están formando en futuros adultos.

F: ¿Tenés muchos recuerdos del baby?
DS: Creo que Baby es fundamental en la vida de un jugador de fútbol, es donde vos tenés la competencia sana, los amigos de la infancia. Estas todo el día adentro del club. Fue mi etapa inicial para poder llegar a primera. Ahí es donde aprendes las primeras mañas de jugador de fútbol, como caer, como jugar, como darse vuelta, como marcar, y todo en espacios muy reducidos y ahí es donde aprendes. Fue una parte muy importante de mi vida.

F: ¿Qué opinás de la formación técnica del baby?
DS: La formación del baby es el aprendizaje… en el baby te enseñan a practicar tu pierna izquierda si sos derecho, un cabezazo, un salto, un movimiento, un paso, todo empieza en el baby fútbol.

Si bien casi todos los chicos, incluyendo la 2008 que es la chiquita y la que recién empieza, ya juegan en cancha grande, a pesar de q estos más chicos corran todos atrás de una pelota, también todos juegan al baby, porque es donde se aprende lo más básico.

En mi época era igual, desde muy chicos ya jugábamos todos en baby y cancha de once. Siempre donde hay fútbol once hay un baby que juegan y practican.

F: ¿Qué opinas de esta forma precoz de los más chiquitos que van a cancha de 11?
DS: No estoy de acuerdo que hoy un 2008 juegue en cancha de once completa, porque hoy su físico no les permite jugar en determinada amplitud, en una cancha de 100 x 70; o mismo un arquero que le patean un poquito más arriba y es gol.

Pero Argentina tiene esta metodología, y espero que en algún momento cambie. Todos se olvidan que los chicos son chicos, y no se le pueden cargar esas presiones. Hay un tiempo para todo, y para las responsabilidades también, pero no para un nene de 7 años.

F: Deja un mensaje o consejo de cómo llevar su vida dentro del fútbol.
DS:
Lo primero y principal es que estudien, regla número uno. El deporte educa tanto como el colegio, pero primero es el colegio. No dejar de estudiar. Lo importante es divertirse jugando al fútbol también, disfrutar del deporte. Que el fútbol no es todo en la vida, hay una vida a parte del fútbol. Tomarlo con responsabilidad, conscientes de que es parte de un equipo, tiene que haber compañerismo.

Después, todos quieren llegar a primera, pero no todos llegan; pero el que está dispuesto a llegar, tiene que estar bien preparado. Tiene que tomarlo con seriedad y responsabilidad, tiene que estar bien alimentado, bien entrenado, bien descansado y tiene que estudiar, en la vida tienen que estar preparados para todo.