Anteriormente hemos visto la importancia del pateo con empeine total, abordamos la técnica y como desarrollar ese fundamento.

Hoy veremos como funciona la técnica del pateo de puntilla. Técnica que puede ser desarrollada, pero usada siempre como ultimo recurso del jugador.

Mismo siendo una técnica “mal vista”, el pateo de puntilla es un artificio más a los jugadores de Fútbol Sala. Una técnica que exige mucho entrenamiento para lograr utilizarla en beneficio propio. Se caracteriza por imprimir una gran fuerza contra el balón, normalmente representando falta de precisión.

Tal vez de todas las características y beneficios que podemos decir de pegar al balón con la puntera, la velocidad de ejecución es la que más destacaríamos. Es un tiro que podemos realizar prácticamente sin tomar distancia y sin cargar mucha amplitud de movimiento. Con lo que se convierte en un recurso para sorprender con un tiro rápido y fuerte.

PATEO DE PUNTILLA

puntilla

La técnica del pateo de puntilla puede ser dividida en tres fases: INICIAL, PREVIA y POSTERIOR.

 

FASE INICIAL

Nuestra posición será en la línea que marca el balón con el objetivo. Normalmente la portería. A diferencia que sucede en la mayoría de golpeo que siempre tendemos a inclinarnos a un lado.

 

FASE PREVIA:

Carrera: como en todo golpeo hay que adecuar la carrera para llegar coordinado y con la velocidad adecuada para golpear al balón.

Pie de apoyo: situarlo un poco antes del balón para poder imprimir toda la fuerza en la ejecución y orientado al objetivo.

Pierna de apoyo: semiflexionada para buscar equilibrio.

Momento de contacto: golpear al centro del balón, con el pie haciendo 90 grados con la pierna. Los dedos del pie tienen que estar ligeramente hacía arriba para evitar hacernos daño y estirados. Y el cuerpo ligeramente hacía delante.

 

FASE POSTERIOR:

acompañar el movimiento de inercia hacía delante.

Los brazos: como siempre utilizados para equilibrarnos cuando terminamos la ejecución.

 

Así podemos decir que el pateo de puntilla es un recurso más el cual, el jugador debe dominar en el fútbol. Es un recurso que permite tiros al arco fuertes y rápidos, casi sin tomar distancia. Es un recurso que puede sorprender al rival y principalmente, cuando bien desarrollado, lograr el objetivo.

Jamás debemos olvidar, que es un recurso casi que exclusivo para tiros al arco, ya que es demasiado arriesgado utilizarlo para pases, por su falta de precisión.