En notas anteriores, hemos hablados de diversos tipos de entrenamientos, por diversas veces la importancia de adaptarlos a distintas edades, ya que en diferentes etapas del crecimientos, las capacidades físicas pueden variar y se hace fundamental saber que capacidades hay que entrenar para su mejora.

Por eso hoy vamos a ver dos ejercicios que nos pueden servir en edades tempranas tanto para el aspecto físico (giros y desplazamientos) como en el aspecto táctico (defensa individual). Además son muy sencillos, y se realizan a modo de juegos.

Ejercicio de persecución

Ejercicio persecución

Delimitamos una zona con cuatro conos. Dividimos en dos grupos a todos los niños y ponemos un grupo a cada lado del cuadrado o rectángulo que hayamos hecho.

Cuando el entrenador toque el silbato, el jugador A tiene que llegar al otro grupo. A su vez el jugador B tiene que salir detrás del jugador A persiguiéndolo.

Durante la carrera el jugador A tiene que ir realizando giros, cambios de ritmo hasta llegar al otro grupo
.
Una vez que llegan, se prepararían dos jugadores más para seguir con el ejercicio.

Ejercicio cambiar de grupo

Ejercicio persecución 2

El siguiente ejercicio va en la misma línea que el anterior. Se entrenan desplazamientos y giros, que en edades tempranas son muy útiles.

Aprovechando el espacio que se había delimitado con anterioridad y la separación en grupos, un jugador de cada lado saldrá cuando el entrenador toque el silbato.

El jugador A intentará llegar al otro lado, le llamamos atacante. Y el jugador B intentará tocar al jugador A, le llamamos defensor.

Pero de manera obligatoria el jugador B tiene que realizar movimientos o laterales o hacía delante. Está totalmente prohibido hacer movimientos hacia atrás.

Iremos alternando el grupo atacante con el grupo defensor.